lunes, 21 de abril de 2014

EL GRAN INVENTOR

Había una vez un joven que soñaba con llegar a ser un gran inventor. Estudiaba día y noche, estudió varios años, y finalmente escribió en su diario personal: 
<< Ya he estudiado bastante. Soy ya un himbestigador, y demostraré mi gran valía.>>

Comenzó de inmediato a hacer experimentos y llegó a inventar los agujeros del queso. Pero pronto supo que ya habían sido inventados. 

Volvió a comenzar desde el principio. Estudiaba mañana y tarde, estudió muchos meses, y finalmente escribió en su diario: 
<< Ya es suficiente. Ahora soy de verdad un imbestigador. El mundo verá de lo que soy capaz de hacer.>>
Y en efecto el mundo pudo ver: inventó agujeros en el paraguas y fue el hazmerreír de todos.
Pero él no se desanimó, estudió y estudió tanto que llegó a ser un investigador con con todas las letras en su puesto, y así pudo inventar todo lo que quiso. Inventó un vehículo para viajar a la Luna, un tren que solo consumía un grano de arroz cada mil kilómetros, los zapatos que no se gastan nunca, y muchas otras cosas más.
Pero el sistema de llegar a ser investigadores y científicos sin cometer errores no llegó a inventarlo ni siquiera él, y tal vez no lo invente nadie nunca.

GIANNI RODARI
El libro de los errores


Moraleja: Si tienes un propósito en la vida, un sueño, no abandones. Y si te equivocas, levántate con más fuerza y continúa esforzándote por conseguirlo. Así, llegarás a lograrlo. Pero recuerda también que sin errores, no se aprende.

6 comentarios: