lunes, 21 de abril de 2014

EL GRAN INVENTOR

Había una vez un joven que soñaba con llegar a ser un gran inventor. Estudiaba día y noche, estudió varios años, y finalmente escribió en su diario personal: 
<< Ya he estudiado bastante. Soy ya un himbestigador, y demostraré mi gran valía.>>

Comenzó de inmediato a hace experimentos y llegó a inventar los agujeros del queso. Pero pronto supo que ya habían sido inventados. 

jueves, 11 de julio de 2013

El rey que odiaba las batallas

Había un rey en Escocia que odiaba las batallas. Además de eso, odiaba varios deportes muy populares, sobre todo es de derribar árboles. Este rey prefería quedarse en su castillo, al calor de la lumbre, o pasear por sus jardines. Su reina se aburría de estar sentada junto al fuego y detestaba los jardines, y bordaba muy mal.

lunes, 15 de abril de 2013

La gruta del pirata, Mallorca [Leyendas de España]

Allá por los tiempos de Maricastaña, durante una noche sin luna, un barco pirata berberisco (de África) recorría las costas de la isla de Mallorca. Sin que nadie lo notase, el barco atracó cerca de Son Forteza. Los feroces piratas escalaron las murallas y robaron todo lo que encontraron .

sábado, 2 de marzo de 2013

El Amor

En un poblado de América, hace muchos años, hubo una pareja joven y fuerte que decidió ir a consultar al chamán de la aldea.

"Me llamo Nube Blanca y él es Toro Bravo. Venimos con todos nuestros mejores deseos a rogarte que nos reveles la fórmula del amor eterno". Dijo la joven al anciano.

El anciano le dijo a Toro Bravo que cogiese el águila más fiera y veloz con la única ayuda de una red. A la joven le dijo que atrapase al halcón más fuerte y agresivo con la sola ayuda de una red.

Al cabo de unas días, volvieron a la choza con las aves.

"Coged una tira de cuero y atad la pata derecha del águila junto a la izquierda del halcón. Una vez hecho esto, soltad les en el aire". Les dijo el chamán.

Así lo hicieron  y cuando soltaron a las aves, éstas se cayeron al suelo y como no podían levantar el vuelo, se empezaron a picotear agresivamente.
Nube Blanca y Toro Bravo, observaron patidifusos la reacción.

"No pretendáis estar aferrados el uno al otro para siempre, aunque sea en el nombre del amor, porque llegará un momento en el os haréis daño mutuamente." Le dijo el anciano a la pareja.

Moraleja: Si quieres realmente a alguien con locura, tienes que darle alas para que pueda volar y ser libre.

viernes, 1 de marzo de 2013

La decisión

En tiempos de guerra, en un refugio de la gran ciudad de Londres, un niño de cuatro años, Tom, le preguntó a su madre:
-         ¿Dónde está papá?
Brielle no sabía qué contestarle. La duda la consumía por dentro cada noche y ella, no hallaba respuesta alguna.
-         Pues… Ahora mismo papá está en… Bueno… - No sabía qué decirle para no hacerle daño.- Está combatiendo el mal para que gane el bien, ¿sabes? Nos protege y nos quiere tanto que no desea que nos pase nada malo.
Entonces, llamaron a la puerta de improviso. Era un funcionario militar. Ella se esperó lo peor y sus sospechas se vieron confirmadas. El papel empezaba: “Sentimos comunicarle que su marido…” No pudo seguir leyendo. La carta se resbaló entre sus dedos y el tiempo se detuvo. La madre sintió que el mundo se le echaba encima y unas lágrimas de dolor se desprendieron de su alma destrozada. Más lágrimas fluyeron a través de sus cristalinos ojos y lo que sintió después fue como si alguien le clavase un puñal en el corazón. Sintió una profunda agonía y un dolor insoportable. Fue a abrazar a su hijo.
-         ¿Qué te pasa mamá? ¿Por qué lloras? Mamá - el niño empezó a llorar al compás de su madre-, ¿le ha pasado algo a papi?
-         No cariño. Lloro porque las personas malas se han hecho más fuertes y papá va a tener que quedarse un poquito más ayudando a las buenas.
La mujer trató de secarse las lágrimas y sonreír a su hijo.
-         ¡Mi papi va a ser un héroe! ¡Qué bien!
-         Sí, mi vida, pero para que lo sea tendrás que esperarle, y puede que pasen algunos años, ¿serás capaz de esperarle y tener mucha paciencia? – Preguntó.
El niño asintió y Brielle suspiró. Poco después, ella le acostó en la cama y fue a contemplar el cielo nubloso. “¿Debería contarle a mi hijo que su padre ha fallecido en el campo de batalla? ¿Debería decirle que su querido y admirado padre había intentado luchar por su vida y por su país con todas sus fuerzas, pero que aun así no había sido suficiente? ¿Debería?” Reflexionó. “No, le dejaré vivir en un mundo en el que su padre siga vivo y en el cual él sea lo más feliz posible. No quiero ahogar sus ilusiones”.
Se secó las lágrimas y observó cómo un tímido rayo de luz asomaba sus extremidades luminosas de entre las nubes para inundar de una luz cálida las frías calles londinenses.

Moraleja: Has de decidir lo mejor para tus queridos en los momentos difíciles, aunque ello suponga ocultarles la verdad para no hacerles daño.

LRA  ©

martes, 11 de octubre de 2011

El amor

En un poblado de América, hace muchos años, hubo una pareja joven y fuerte que decidió ir a consultar al chamán de la aldea.

"Me llamo Nube Blanca y él es Toro Bravo. Venimos con todos nuestros mejores deseos a rogarte que nos reveles la fórmula del amor eterno". Dijo la joven al anciano.

El anciano le dijo a Toro Bravo que cogiese el águila más fiera y veloz con la única ayuda de una red. A la joven le dijo que atrapase al halcón más fuerte y agresivo con la sola ayuda de una red.

Al cabo de unas días, volvieron a la choza con las aves.

"Coged una tira de cuero y atad la pata derecha del águila junto a la izquierda del halcón. Una vez hecho esto, soltad les en el aire". Les dijo el chamán.

Así lo hicieron  y cuando soltaron a las aves, éstas se cayeron al suelo y como no podían levantar el vuelo, se empezaron a picotear agresivamente.
Nube Blanca y Toro Bravo, observaron patidifusos la reacción.

"No pretendáis estar aferrados el uno al otro para siempre, aunque sea en el nombre del amor, porque llegará un momento en el os haréis daño mutuamente." Le dijo el anciano a la pareja.

Moraleja: Si quieres realmente a alguien con locura, tienes que darle alas para que pueda volar y ser libre.

sábado, 8 de octubre de 2011

Padres Solidarios

Fue la alegría de la casa tan vacía y silenciosa en la cual habitaban.

Fue un parto muy doloroso y complicado, pero al final todo salió bien en aquel instante. Luego, todo, absolutamente todo se complicó y torció.

Ocurrió el 18 de marzo. Amie estaba embarazaba y pronto daría a luz. Vivíamos muy alejados del pueblo de La Plaza.

 Nuestra casa estaba a cien kilómetros de allí. Nos gustaba la soledad y la tranquilidad.

A las diez de la noche Amie rompió aguas. Estaba en la cama leyendo “historias de un guisante” cuando todo esto sucedió. Yo estaba a su lado leyendo.

De repente me dijo con un hilillo de voz:

-Richard, he roto aguas. El niño se aproxima.